FANDOM


Por Alcolea , por el Tridente, por esos sofás que pasan justísimos por las escaleras -y hay que subirlos cuatro pisos-.

Por Xut al Pal, por los “círculos concéntricos”, que me han permitido conocer a gente como Copete , Alayn, Cristina, Javi y Belén...

Por el “ha muerto Nicolas Cage?” (aprovecho para decir que no te lo perdonaré jamás, Manuela Carmena)

Para que aprendas a diferenciar cual es el puto cajón de arriba de la mesita de noche, sea el momento que sea. Por los conciertos (quizá me he dejado alguno... ya lo añadirás ;) https://open.spotify.com/user/1113208652/playlist/0t7k5pOCVQpWDpNeqHOhAW ). 

Por el "queréis callaros, que hay un enfermo en la habitación?". Por Budapest, por las Copas, por Fallas, por Berlín...


Es jodidamente complicado y no sé por donde empezar tio. Confieso que he borrado gran parte de un escrito que tenía hecho, por ñoño, largo y malo :D

Y al final, creo que me gustaría resumir nuestra amistad en dos detalles.


Uno parecerá una tontería para los que no estaban allí. Hablo del día que te ayudamos con Copete y Jose en el traslado al piso de Compte Borrell. Al final la imagen del sofá resume muchas cosas. Recuerdo lo que nos costó subir el puto sofá a tu piso, por lo justo que pasaba por la escalera y porque aún no tenías ascensor allí.

Y lo recuerdo sobretodo por lo bien que lo pasamos. Recuerdo que lo comentamos varias veces ese día los cuatro “joder, para ser un traslado, lo bien que nos lo estamos pasando”. 

Y a eso me refiero. En lo bien que nos encontramos juntos. En lo poquísimo que necesitamos para pasarlo muy bien. Las cosas que no se ven, las que no son tangibles, son muy difíciles de explicar. Y ahora mismo no sé como explicar ese no sé qué invisible que hay en el ambiente cuando nos juntamos, como ese día. 

Lo único que sé es que ese no sé qué no nace de la nada, si no de las mil vivencias que ya hemos vivido. Las buenas las recordamos constantemente (cuantas veces podemos volver a contar una historia en las cenas que montamos?), y de las malas hemos construido una amistad cojonuda.

Y de hecho, ahí va mi segundo punto.

Me considero una persona bastante sociable, la verdad. Ahora, poca gente más hermética que yo conozco.

Puedo contar muchas cosas, pero esas que verdaderamente me preocupan, esas que poco a poco me merman, me agrietan interiormente, me cuesta un mundo confiarlas a alguien. Para llegar a ellas hay que romper o saltar varios muros. La verdad es que tú con tiempo, esfuerzo, apoyo, paciencia, y mucho mucho oído has ido rascando poco a poco, erosionando cada muro hasta llegar a esas cosas que me preocupan, que no sé solucionar. Y ha llegado un punto en el que incluso te adelantas. Como no sé pedir ayuda bien, cuando empiezo a tener problemas y los grito en silencio, tú y Jose sois capaces de oírlos, y estáis allí.


No sé si conoces la teoría de la telaraña. Me va muy bien para terminar de explicar el segundo detalle.

Sé que no es la imagen más bonita del mundo, pero piensa en una telaraña. Diferentes hilos la mantienen fija en la pared. Cada uno de esos hilos que fijan la telaraña es una parte importante de la vida de la araña. Familia, trabajo, salud... etc.

Si cortas un hilo de los que sostienen la telaraña en la pared, la araña tendrá tiempo a recomponerlo. Y si esos hilos son suficientemente fuertes, puedes incluso cortar dos. 

Pues bien,para mí, tú eres uno de los hilos que sostienen mi telaraña en la pared, y me ayudan a tener estabilidad pase lo que pase y fallen los hilos que fallen. 


Un abrazo, hermano

Sofá