FANDOM


Alayn conoció al señor Cenizo en circunstancias que a la postre se hicieron de lo más habituales en sus encuentros: con un trago en la mano y unos cuantos en el buche. Corría el año 2010 y ambos se encontraban embarcados en sus respectivos caminos para sacarse un master en sus respectivas profesiones (ya que ambos habían renunciado para entonces al sueño de conseguir un master de Manzanillo como su to-be-idol Tigre Hank).

Al poco de conocerse surgió entre ambos un entendimiento mutuo. A pesar de proceder de culturas opuestas dentro del mismo país, ambos asumieron la complicidad de verse rodeados por un entorno extraño y en ocasiones hostil como es el de la Metrópolis del Cocido y el Bocata de Calamar. Y pronto comenzaron a conjugarse entre ellos otros ingredientes que resultaron en una inevitable receta de amistad: aficiones en común, personalidades compatibles, y un intenso gusto por la vida y por el sencillo y a veces tan complicado arte de disfrutar.

Las circunstancias en las que conoces a una persona son precisamente eso, circunstanciales. Al final y a la larga, pesa mucho más lo que hay dentro de esas personas a la hora de que decidan seguir manteniendo el contacto y la amistad. Y el caso de las circunstancias que condujeron a la chispa de amsitad entre Alayn y Cenizo es otra muestra de esta ley: a pesar de que éstas cambiaran al de poco más de un año (tanto en factores geográficos como personales) y el nexo inicial de unión entre ambos amigos se terminara por diluir, la amistad perduró y ambos se mantuvieron fieles al contrato no escrito que sus conciencias parecían haber firmado: mantenrse en contacto pese a la distancia, y al día de los highlights de sus vidas. Las Redes Sociales ayudaron, pero fueron sólo el canal, el medio, para una amistad que estaba abocada a mantenerse y perpetuarse.

Más tarde, la amistad con Pablo, permitió a Alayn abrir la puerta a nuevas amistades provenientes de lugares tan improbables como Valencia o Barcelona, quedando amistades y páginas aún por escribir, como el siempre reclamado por Cenizo Encuentro Copete-Alayn .

DeportesEditar

Tiene en común con Cenizo su afición por el balompié, hobby que han compartido en diversos escenarios: tabernas, bares, pubs, sofás… y esporádicamente en alguna cancha de futbito de la Tracor Premier Intercity Series. Hay testigos que dicen que también ha jugado en el actual equipo de Cenizo Xut al pal, pero Alayn negará bajo tortura la existencia tal actuación.

Entre sus preferencias futbolísticas, destaca sin duda su condición de fiel Athleticzale y una aversión visceral hacia el Real Madrid. Hay más equipos que le han podido producir urticaria. El caso más sonado es el del verdiblanco equipo de los amores Cenizos: el real Betis Balompié.

A raíz de la injusta (injustérrima) eliminación rojiblanca a manos del equipo sevillano en la Copa del Rey del 2005 (trofeo que finalmente navegaría hacia la orilla del Guadalquivir), Alayn comenzó a profesar un acérrimo odio hacia el club del Villamarín. Sin embargo, la amistad con Cenizo (y la venida a menos del Betis en los años venideros) terminó por aplacar su animadversión e incluso llegar a convertirla en algo que podría parecerse a la simpatía de no ser por un tal Rubén Castro.

Otras aventuras cenizasEditar

Han sido vistos en múltiples ocasiones en distintos garitos festivos, y los testigos dan buena fe de sus andanzas (con mucho más detalle que los escasos recuerdos que a ellos les suelen sobrevivir).

Entre sus actuaciones más reseñables, queda para la historia esta bella interpretación de Sin Documentos, de Calamaro. 

Y Calamaro revolviéndose en su tumba

Y Calamaro revolviéndose en su tumba

En otra ocasión, en Barcelona y tras pasar la noche en un antro llamado Plataforma, fueron ellos los que casi quedaron sin documentos a manos de unos indocumentados magrebís que les birlaron los móviles aprovechando que ambos tenían sus manos ocupadas con sendos durums y Coca-Colas. Los anales se refieren al incidente que vino después como La Insistencia de Movistar .

Más aventuras Cenizas con Alayn han tenido lugar en Bilbao , como la que les llevó a toparse con el sabio Segurata del Azkena .