FANDOM


Manuel reino
Innumerables momentos en 30 años para poder elegir uno… Esto es como los entrenadores de fútbol que tienen un problema cuando la calidad de sus jugadores es tan alta y  tienen que decidir  quien juega y a quien deja en el banquillo (Chut al pal , p.ej.).  Es lo que más valoro poder sentir que he vivido con  mi hijo  muchísimos momentos y que hemos forjado una relación que trasciende el mero vínculo padre-hijo (pero que no se te olvide,  yo siempre seré tu padre al que le debes respeto y obediencia, jajaja).

Cuando pequeño me encantaba levantarme y preparar el desayuno antes de montar en la Serena y hacer la ruta capuchina para recoger a laritas, bernarditos y catañitos y llevaros al Huerta Santa Ana donde montamos algunas divertidas movidas: “Una de Piratas” (maldito Guay saltarín), “La Odisea” (el barco rompe tobillos) y “Aquí cabemos todos” (días después te enfrentaste con las ideas xenófobas de tu profesor Joaquín… ya apuntabas maneras).


Pero si tengo que elegir alguna vivencia que  resaltar sería tu participación en la Obra de teatro “Ante el Espejo” porque fue un acto inmenso de generosidad hacia mí por tu parte. Ver y sentir tus esfuerzos por llegar al personaje y tu compromiso con la obra me hicieron sentir orgulloso de comprobar que podía hacer cosas contigo desde un plano de igualdad. En esa época yo tenía mis dudas sobre la vida misma y las relaciones de pareja, paterno-filiales, amistosas… en fin, ya  conoces mi lado Hamletiano que a veces se muestra  en su estado más puro. Y en aquellos momentos tu presencia en algo que había surgido de mi capacidad creativa me llenó de esperanzas y me di cuenta que podía contar contigo aunque ya no viviéramos en la misma casa. Fue muy importante para mí y me ayudó a entenderme y a entenderte. Y sobre el proceso de construcción de la obra me encantó como buscabas para llegar a encontrar tu Cani (que no tu Ceni, que ese ya lo tienes bastante interiorizado, jajaja) y las dificultades que aparecían para explorar tu lado oscuro, hasta que lo conseguiste… una pena que después marcharas a Madrid y no pudieras  consolidar tu personaje… pero también fue hermoso verte partir hacia las exigencias que la vida impone cuando se crece y se busca la independencia, sentí tu valentía  y clarividencia para enfrentarte a las inciertas vicisitudes que tal decisión acarreaba y me alegró tu empeño de comenzar a batirte el cobre en un lugar alejado de la seguridad que concede el hogar donde se nace y se crece.


Y ahora ya entras en la década prodigiosa donde el futuro empieza a hacerse un presente lleno de  experiencias nuevas  y a consolidar una vida independiente no exenta de exigencias laborales, personales y familiares y que deseo fervientemente que te llenen de  satisfacción y orgullo.


Gracias hijo,  por tu Generosidad, Cariño, Complicidad, Apoyo y Coherencia… Valores que siempre has tenido y merece el esfuerzo conservar…


y nunca olvides que mañana España será Republicana… Aunque Cataluña igual lo consigue antes (jajaja).  ¡¡VIVA LA REPUBLICA!!